lunes, 9 de febrero de 2015

E-commerce en la oficina de farmacia















El medicamento de venta libre, también llamado Over The Counter (OTC, por sus siglas en inglés) o medicamento de venta directa o medicamento sin prescripción es aquel que no requiere una prescripción o receta médica para su adquisición. Se trata de una categoría de medicamentos producidos, distribuidos y vendidos a los consumidores/usuarios para que los utilicen por su propia iniciativa.

Los medicamentos de venta libre conforman un grupo de fármacos destinados al alivio, tratamiento o prevención de afecciones menores con los que se posee una amplia experiencia de uso. Han sido autorizados expresamente como tales por las autoridades sanitarias de cada país.

El comienzo de este nuevo año 2015 presenta también un reto para todas aquellas farmacias que estén dispuestas a lanzarse a la venta online de medicamentos sin receta ( OTC ), pues es este el año en el que, previsiblemente, se pondrá en marcha lo recogido en el Real Decreto de venta online de medicamentos sin receta aprobado el pasado año 2014. No obstante, para comenzar a andar en el mundo digital hay una serie de requisitos que los farmacéuticos deben tener en cuenta para que su entrada en la red sea lo más exitosa posible.

Antes de lanzarse a abrir un e-commerce es necesario analizar la marca, su comunicación y su entorno.

El usuario necesita una plataforma de pago con la que se sienta seguro para realizar la compra.La farmacia "ha entrado ya casi por completo en un mundo que no solo es muy interesante para vender su marca, si no necesario para conectar de manera directa con sus nuevos públicos: las generaciones de consumidores, actuales y potenciales, nacidos con un dispositivo móvil en las manos, que han interiorizado perfectamente este nuevo medio y su lenguaje". Bajo esta premisa, se establece una serie de factores a tener en cuenta para poder llegar a este público objetivo.Como primer paso, se resalta la necesidad de realizar un análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) "Analizar nuestra marca, su comunicación, el entorno y las herramientas que utiliza nuestra competencia (y lo que es más interesante, saber quiénes son en el entorno digital) nos garantizará comenzar el proyecto desde el punto correcto".

En segundo lugar, resalta la necesidad de respetar siempre la imagen de la marca de la botica, desde el punto de vista de comunicación y visual. La web es una herramienta de comunicación, por lo que el tono, el lenguaje, el mensaje y el diseño deben de ser acordes al del punto de venta físico y el resto de soportes de comunicación. Y, en el caso de que aún no disponga de un logotipo o un plan de comunicación, considera que es el momento perfecto para desarrollarlo. "Para que el conjunto del mensaje de nuestra farmacia funcione, debemos coordinar todas las herramientas de las que disponemos".A continuación, llega el momento de elegir el dominio que represente en la farmacia. En este punto, es necesario pensar cuál debe ser el nombre digital que represente bien a la farmacia y que además se pueda extrapolar a los perfiles en redes sociales. "Nombres diferentes en diferentes plataformas solo sirven para confundir a los usuarios, y esto como es lógico, les acerca a la competencia".

A la hora de diseñar la plataforma, se insta a hacerlo pensando en el usuario, no en la propia farmacia. Para que la experiencia del usuario sea plena y satisfactoria es necesario, dice, plantear la web pensando siempre en cómo se va a usar. Aquí, destaca una serie de pautas a tener en cuenta; "el showroom o las entradas del blog deben ser fáciles de localizar, de seleccionar y de adquirir". Además, se destaca la necesidad de utilizar varias plataformas de pago para que el usuario se sienta seguro de utilizar sus datos bancarios como PayPal.

Fundamental es también que se adapte a los dispositivos móviles, ya que "gran parte de las compras se harán a través del smartphone o de la tablet". A esto debe sumarse una buena conexión del sitio web con las redes sociales. Según el Observatorio Cetelem-Nielsen de la Distribución, una de las tendencias es el conocido como social search, consistente en la búsqueda de información y opiniones sobre marcas y productos en las redes, con una gran influencia en las decisiones de compra.

Una vez que se cumplen con todos los requisitos descritos, es la hora de plantearse desarrollar una estrategia SEO para el posicionamiento de la página en buscadores. La optimización en los resultados orgánicos de buscadores como Google tiende a aumentar la cantidad de visitantes a la web.

Pero, aparte del posicionamiento web, el mejor modo de hacer que tu web sea conocida, es contarlo. "Para que tu público se entere de que tienes una nueva página web, debes contárselo y, aquí, es necesario aprovechar la sinergias de los diferentes elementos de comunicación de que dispone (mail, PLV, bolsas…) para despertar el interés de tus usuarios sobre la página". En definitiva, se considera que, el e-commerce "ofrece un gran potencial en beneficios económicos, expansión, social y comunicación que la farmacia no puede dejar pasar".