miércoles, 12 de febrero de 2014

Es el momento de REFORMAR mi Farmacia?










Muchas farmacias están muy anticuadas en cuanto a sus instalaciones y zonas de atención al público.
Reformar la farmacia y hacerla moderna y competitiva es, muchas veces, el punto de inicio para anticipar esta preparación, pero, por la inversión que supone, es una decisión estratégica que debe valorarse cuidadosamente.

Nos encontramos en estos momentos en una etapa de total recesión económica, pero de lo que muy pocos se dan cuenta es de que, en realidad, las recesiones presentan muchas más oportunidades para catapultar a una oficina de farmacia.

1. Las recesiones alteran el "status quo" del mercado mucho más que las épocas de crecimiento económico.
2. En una recesión, lo que se gane o se pierda, se ganará o perderá desde el principio.
3. Si se gana o se pierde en una recesión, lo más probable es que nuestra suerte no cambie rápidamente.

Las recesiones no son tanto meras "desaceleraciones", sino más bien poderosos catalizadores de oportunidades. 


¿Por qué?
Las épocas de bonanza pueden maquillar algunas realidades nada amables del rendimiento de una farmacia, mientras que en épocas desfavorables, lo que sale a la luz son sus verdaderas fortalezas y debilidades. Además, las recesiones incrementan la cantidad de oportunidades estratégicas para aprovecharse de otras farmacias competidoras más débiles.
Muchas farmacias se bloquean ante la situación actúal económica pero en cambio es el mejor momento para encontrar fuentes de crecimiento y mostrar el coraje necesario para aplicar estrategias más sensatas y equilibradas.

Por donde empezar es LA CLAVE.
Se debe diseñar un plan previo, que contenga los siguientes conceptos:

1. Estudio de la situación de la farmacia, que incluya, a nivel exterior, la evolución de la zona, el tipo de clientes, su número actual y la posible atracción de público no directamente vinculado a la farmacia por proximidad y los valores de la competencia; a nivel interno, debe incluir la evolución de las ventas, las cuotas de cada categoría y el personal (fundamental, de nada le servirá tener una farmacia muy «comercial» con un personal incapaz de hacer venta activa).

2. Con este estudio tendrá una valoración de la realidad del negocio, lo que unido a su propia voluntad le ayudará a posicionar la farmacia (posicionar significa definir los valores por los que una empresa o producto se diferencia y se conoce por el público).

3. Con la información anterior, se debe hacer quizá lo más difícil, pero lo más importante:


a) Plantear objetivos cuantitativos de venta.
b) Plantear las estrategias para conseguirlos: horario, categorías en las que se especializa, personal necesario y su perfil, servicios de valor añadido y el surtido eficaz.
c) Hacer una cuenta de explotación inicial para valorar la rentabilidad de las inversiones.

4. A partir de aquí y con las ideas claras, póngase en contacto con las empresas especializadas que le ejecutarán la reforma (piense que hay proveedores que incluyen todos los gremios): el arquitecto, si es necesario, la empresa de mobiliario, la obra civil, la empresa de decoración y la empresa de imagen gráfica.

5. Si hace falta financiación externa, con los primeros presupuestos y sus objetivos y estrategias, haga un dossier que permita a la financiera ver que tiene un plan de negocio sólido en el que se pueda confiar.


La evolución de una farmacia después de reformarla depende de la calidad de los estudios previos realizados, que ayudarán a definir la planificación y estrategia óptima.

Normalmente, tras una reforma se consigue un crecimiento en ventas que ronda el 15-20%, pero con reformas bien estructuradas en ocasiones se puede llegar a triplicar la facturación.

CLAVES


● Analizar el entorno, los clientes y los valores de la farmacia actual.
● Definir el posicionamiento que, por estos análisis y por nuestro propio interés, queremos que tenga la farmacia.
● Plantearse objetivos para poder dimensionar la futura farmacia (facturación, horario, personal, surtido, especialización, servicios).
● Hacer un programa de la reforma que contemple las fechas claves en las que tiene que estar decidido o acabado cada proceso.
● Selección adecuada de los diferentes proveedores en los que basaremos el proyecto de reforma (obra, mobiliario, diseño, marketing).
● Control del programa.

Por lo tanto, REFORMAR SU FARMACIA, en estos momentos, es UNA GRAN OPORTUNIDAD E INVERSIÓN DE FUTURO.