lunes, 18 de mayo de 2015

Agua micelar: un producto en auge y rentable






Cada vez son más numerosos los laboratorios que deciden lanzarse a la moda del agua micelar. No es de extrañar, pues este producto es cada vez más consumido, sobre todo, por sus numerosos beneficios. Las aguas micelares son soluciones de base acuosa compuestas de unas partículas llamadas micelas de ácidos grasos en suspensión. Estos ácidos grasos, con un polo hidrófilo, que atrae el agua y otro lipófilo que atrae la grasa se juntan formando una micela que al pasarla por la piel se abre y, gracias a los polos lipófilos, atrapan la grasa y la suciedad en su interior respetando la piel y su film hidrolipídico. 




El hecho de que respete este film hace que estén específicamente desarrolladas para las pieles más sensibles, ya que limpian suavemente sin irritar. Al estar formulada a base agua, el agua micelar también tiene propiedades calmantes, refrescantes y además no necesita aclarado. Por ello es un producto que cada vez más personas incluyen en su rutina de belleza diaria. Las soluciones de agua micelares pueden utilizarse como desmaquillantes, ya que eliminan incluso el maquillaje resistente al agua. 


De este modo, no es necesario utilizar ningún otro producto, ya que limpian, desmaquillan, calman y tonifican. Su uso es muy cómodo y sencillo, pues solo es necesario impregnar un algodón o disco desmaquillante de solución micelar y aplicar en la piel dando pequeños toques, sin restregar. 




Además, en el mercado se encuentran diferentes aguas micelares para distintos tipos de piel, incorporando activos tratantes específicos. Todos estos beneficios, unido a que es un producto bastante económico ha provocado que se haya convertido en el producto del momento. 

¿Cuándo y cómo se usa?

Es muy fácil, solo hay que empapar un disco de algodón y pasarlo por el rostro con pequeños toquecitos evitando arrastrar. “La recomendación es utilizarla por la mañana al despertar, para retirar los excesos de sebo que la piel genera por las noches; y antes de ir a dormir para retirar la suciedad acumulada durante el día y el maquillaje”, puede usarse también durante el día para refrescar el rostro, después de una sesión en el gimnasio, de un día de playa o cuando notes el rostro cargado, porque consigue una sensación refrescante. Y después no hay que aclarar, así que con un solo paso habrás conseguido desmaquillar y tonificar, con lo que el ritual de limpieza queda reducido a uno solo paso. 


¿Cuál es su secreto? 

El secreto de su éxito es su formulación a base de micelas, un conjunto de moléculas que son capaces de atraer la suciedad y el sebo del rostro, aislarlos y transportarlos a través del agua para eliminar la suciedad de la piel. “Las micelas tienen una estructura bipolar: por un lado atraen el agua y por otro la repelen. Esto les permite atraer las partículas de grasa como un imán y retirarlas por la acción repelente. Del mismo modo, eliminan todos los residuos que puedan quedar en el rostro como la contaminación ambiental o el maquillaje que se acumula.” 


¿Por qué puede funcionar mejor que otros limpiadores? 

Haciendo un repaso a los métodos habituales de limpieza, el agua del grifo por sí sola no se lleva la suciedad oleosoluble del rostro (el sebo). Por su parte, los jabones dejan un residuo alcalino, es decir con un pH muy superior al fisiológico de la piel, lo que no es muy aconsejable. En cuanto a las leches limpiadoras, si bien muchas de ellas arrastran todo tipo de suciedad, dejan un residuo ligeramente graso que dificulta la penetración del siguiente cosmético. Por último, los geles suelen llevar tensioactivos que resecan la piel, lo que no es recomendable cuando tratamos con pieles secas o sensibles. 


¿Con qué tipo de pieles la podemos utilizar? 

Como su fórmula es suave, el agua micelar es apta para todo tipo de pieles, incluso las más delicadas. “Pero resulta especialmente interesante para las mixtas, grasas o sensibles, puesto que elimina el sebo acumulado en el rostro sin agredirlo. La ausencia de alcohol y parabenos y su sistema de limpieza a base de micelas le confiere una alta tolerancia cutánea”. 






¿Por qué es importante no arrastar el algodón? 

En teoría el agua micelar limpia tanto como cualquier otro producto y es apta para eliminar suciedad y maquillaje, incluso el waterproof. Sin embargo, es habitual escuchar a mujeres que la utilizan decir que les da la impresión de que no consigue una limpieza muy intensa. “Uno de los motivos por los que muchas usuarias se quejan de que no limpia por completo es porque la usan de forma menos efectiva: Impregnan el disco desmaquillante y después lo pasan por el rostro arrastrando la suciedad, cuando la forma correcta es aplicarla con pequeños toquecitos y retirando suavemente, de esta forma las micelas “se abren” y “absorben” la suciedad”. 


Avène, Caudalie, A-Derma, B+ Cinfa, Lierac, Plante System, Galenic, Bioderma, Vichy, La Roche Posay, Eucerin, Uriage o Ureadin son solo algunos de los laboratorios que ya comercializan diferentes aguas micelares para la limpieza del rostro.