jueves, 30 de abril de 2015

CNMC contra el modelo farmacéutico español



En su informe sobre el proyecto de real decreto que recoge el texto refundido de la Ley de Garantías, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia ( CNMC ) echa un rapapolvo al Ministerio de Sanidad por su política de fijación y financiación de precios de los medicamentos, acusándole de 'rizar el rizo' con su "intenso y complejo intervencionismo", que hacen difícil entender ya en qué situación se aplica cada régimen.
El modelo farmacéutico regulado tampoco se libra de las críticas de Competencia. Como en ocasiones pasadas, denuncia la "excesiva" ordenación de farmacias en España. La limitación de descuentos o la venta exclusiva de OTC también se llevan 'palos' en un informe en el que, aunque parezca lo contrario, se valora "positivamente" esta refundición de la Ley de Garantías.


Precios

Excesivo intervencionismo en fijación y financiación de precios. Sistema de precios de referencia; precios financiados; no financiados; seleccionados; notificados; intervenidos... Para Competencia, esta "intensidad intervencionista" de Sanidad ha dado lugar a un "complejo" conglomerado de regímenes que provoca a su vez que la regulación nacional en precios de medicamentos y sus supuestos de financiación pública sea "confusa y no se alcance a comprenderse el ámbito de aplicación de cada régimen ni el mecanismo de intervención o fijación, ni tan siquiera por operadores jurídicos lo cual tampoco facilita la seguridad jurídica para los operadores y en última instancia, para el público". En este sentido, sentencia que el intervencionismo "no es ni la mejor de las opciones posibles ni debe intervenirse con tanta intensidad".


Ordenación

Ni el fallo de Luxemburgo sobre la potestad de los Estados miembro para regular sus sistemas, ni la defensa a ultranza de Sanidad del modelo o, más recientemente, el anuncio de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, de que la Ley de Servicios queda guardada en el cajón parecen ser razones de peso para retraer a Competencia (dependiente del Ministerio de Economía) de sus intenciones liberalizadoras sobre la farmacia. Una vez más, denuncia la "excesiva ordenación de las boticas", la cual es "un obstáculo a la libertad de establecimiento y libre competencia". 


Sí a las subastas

Fomentar la competencia, pero con prioridad a lo 'nacional'. Acorde con su perfil, Competencia apuesta por políticas de promoción de la competencia, del lado de la demanda: la mayor penetración de genéricos y la intensificación de la competencia en precios. En este sentido, las subastas y compras públicas centralizadas serían sus principales apuestas. De ellas asegura que son "un mecanismo de mercado que, de acuerdo con la experiencia internacional, conseguiría importantes ahorros al sector público (SNS) pues podría conllevaría reducción y ahorro presupuestario, mayor transparencia y mejora de la eficiencia administrativa". Otra de las curiosidades de este informe es la propuesta de priorizar el fármaco producido en España. "Se debe tomar en consideración de la contribución del medicamento al producto interior bruto, introduciendo posibles discriminaciones por el origen de los productos", dice al respecto.


'Liberalizar' OTCs

La "liberalización" también 'salpica' a la venta de OTC. No solo la palabra "liberalización" es usada por Competencia cuando se refiere al sector de oficinas de farmacia. También apuesta literalmente por este concepto en lo referente a la venta de medicamentos OTC. Y también con efectos directos sobre los farmacéuticos, ya que en su informe recomienda suprimir la restricción de la venta exclusiva en estos establecimientos. Así, dice que la regulación actual "restringe extraordinariamente el número y variedad de operadores que podrían introducir altas dosis de dinamismo y competencia".


Descuento sin límite

Fin al límite de descuentos máximos. Puede parecer extraño, pero hay una cuestión en la que Competencia se pone del lado del boticario. ¿En qué aspecto? En pedir que se "reconsidere" la limitación "tan intensa" que existe actualmente de los descuentos máximos (un 10 por ciento) que pueden aplicarse a las boticas por pronto pago o volumen de compras de medicamentos. No obstante, aquí también hay lugar para el rapapolvo: "En la práctica las farmacias no repercuten estos ahorros al consumidor, pero hay mecanismos para ello".