miércoles, 11 de enero de 2012

Italia y la liberalización de las farmacias

Italia sigue avanzando en sus reformas económicas. Tras los recortes y los ajustes por el lado del gasto llega el momento de actuar sobre los ingresos. Para cuando Angela Merkel y Nicolás Sarkozy se encuentren en Roma con el primer ministro italiano, Mario Monti, el gobierno habrá aprobado el decreto de liberalización, según el anuncio del subsecretario de la presidencia, Antonio Catricalà. La liberalización se tramitará a través de un decreto para que sea más rápido que un procedimiento de ley. Afectará a todos los sectores desde la energía a los transportes, pasando por los seguros, las farmacias, las notarías y el suministro de agua. Cualquier cosa es susceptible de su liberalización en esta Italia que busca cuadrar cuentas como sea. El miembro del equipo de gobierno ha señalado que se dialogará con todos los partidos pero el tiempo es estrecho. Con un lenguaje duro, Catricalà, insiste en que "no habrá piedad con los evasores" porque quien evade en un momento como éste es un traidor a la patria, asegura. Respecto a la radio televisión pública, la RAI, señala que es necesario un cambio sobre su gobernanza y hay que introducir medidas en busca de eficacia. En cuanto a la privatización de alguno de los canales, de momento, no se moja y asegura que eso es de competencia parlamentaria




FARMACIAS




Menos rigidez, más concursos y un mayor número de ejercicios abiertos sobre el territorio. A ésto llevarán las medidas de liberalización el estudio del gobierno en el sector de las farmacias. La confirmación llega del ministro de Salud, Renato Balduzzi, que ha escuchado a los representantes de las parafarmacias, que preguntan a grandes voces cuando será posible la libre y definitiva venta de los fármacos de clase C (a cargo del ciudadano), fuera del circuito de las farmacias. Están al menos siete mil las nuevas farmacias que deberían abrir para garantizar una distribución estrecha de los fármacos, los representantes de las parafarmacias han afirmado al final una reunión con el ministro.


Según las consideraciones de los parafarmacistas, además, "con la completa liberalización de los fármacos de clase C, como aquel previsto por la primera versión del decreto Monti, los ciudadanos conseguirían cerca de 120 millones de euros de ahorros el año y se determinaría una expansión del número de Parafarmacias mensurable en 3500 nuevas sedes, lo que querría decir de 600-700 millones de euros de nuevas inversiones y 7500 nuevos puestos de trabajo." Entre los temas controvertidos, también el límite de12.500 habitantes debajo de los que no es posible la venta de los fármacos de clase C que serán autorizados por el Aifa, introducido por el decreto Salva Italia:  el ministro, afirma a las asociaciones, ha compartido la necesidad de remover tal parámetro, ciertamente discriminatorio, también a la luz de las modificaciones introducida por el Parlamento."




Qué el sector necesite mayor dinamismo, lo dice en otra parte claramente el mismo Balduzzi:  hay una voluntad seria del gobierno" de dar "menos rigidez al sector" de las farmacias, "buscando de contemplar las exigencias de todo y sin turbar el sistema de dispensación del fármaco", el ministro ha afirmado, indicando algunos de las "criticidad" del sistema como la fijeza del número de "farmacias" y "los concursos que no se hacen a menudo." Una invitación al gobierno a proceder "con decisión retomando la originaria versión del decreto 'Salva Italia' sobre la liberalización de la distribución de los fármacos" también llega del Pdl, con el senador Ignazio Marino que dice 'no' a reformas "demediadas" e invita los farmacéuticos a "un verdadero cambio."




Diferente la posición del Pdl:  "Deseamos una comparación entre gobierno y farmacias pero iniciativas dirigidas a favorecer la gran distribución no entran allí nada con el crecimiento y sólo sirven a aumentar potentados que en cambio deberían adelgazar", Maurizio Gasparri ha comentado, presidente de los senadores del Pdl. Pero una verdadera liberalización del sector, ha remachado los parafarmacistas al ministro, también significa eliminar 'la hereditabilidad" de las licencias de las farmacias. Punto sobre el cual replica la presidenta de Federfarma  (en representación de las 17 mil farmacias privadas italianas), Annarosa Racca:  "Hace falta parar la polémica sobre la hereditabilidad de las farmacias, porque son solo cerca del 20% a nivel nacional las que se dan de padre a hijo." Federfarma además confirma la solicitud de abrir una mesa de comparación por una reforma total del sector."

Fuente: Redazione Tiscali