jueves, 4 de agosto de 2011

Castilla-La Mancha está al borde de la quiebra

El sistema farmacéutico en Castilla-La Mancha está al borde de la quiebra. Con 125 millones de euros sin cobrar, están en el aire 1.300 empleos y la supervivencia de un servicio sanitario fundamental. 

Este panorama solo puede cambiar si la administración paga lo que debe. 

Así lo aseguraron ayer los farmacéuticos de Castilla-La Mancha, quienes advirtieron de que se enfrentan a una situación «tremendamente peligrosa y grave». Aseguraron que si no reciben al menos una paga en agosto, el sistema está abocado a la quiebra, ya que la Junta les debe las recetas de mayo, junio y julio.
 

Mientras, los partidos políticos prosiguieron con sus cruces de acusaciones. El Gobierno del PP responsabilizó al del PSOE de haber dejado las facturas impagadas, mientras que los socialistas aseguraron haber pagado «religiosamente» las facturas hasta que dejaron el Gobierno.

Ante la gravedad de la situación, los farmacéuticos han pedido una reunión urgente a la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, según indicó ayer la presidenta del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha (Cofcam), Rosa López-Torres, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañada de los presidentes de los colegios provinciales de la Región.
López-Torres explicó que en estos momentos se les debe el pago completo de los meses de junio y julio y la mitad del mes de mayo, por lo que la Administración autonómica les adeuda unos 125 millones de euros.
Apuntó que se ha hablado de que la Consejería de Sanidad hará un segundo pago en el mes de agosto, pero desconocen la fecha y la cuantía, lo que está impidiendo que los bancos den crédito a los farmacéuticos cuando van a solicitarlo.


En este sentido, López-Torres dijo que estarían satisfechos con que se establezca una regularización de pagos y reclamó «entendiendo que es una situación tremendamente peligrosa y grave para nosotros, que se den una fechas que permitan que las entidades financieras puedan hablar con la Administración».

Aseguró que no se puede hablar con las entidades financieras «si no hay una respuesta escrita, un calendario de pagos». Los farmacéuticos abogaron por buscar una solución urgente, porque según aseveró el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real, Julián Creis: «de seguir consumiendo un tiempo precioso vamos a llegar a una quiebra del sistema», que podría producirse este mismo mes si no se remedia.


Al extremo


Creis reclamó que sobre todo se den «certidumbres en las fechas de los pagos y en las cuantías suficientes». «Estamos al extremo», aseveró López-Torres, quien advirtió «alguien tendrá que hipotecar los bienes, si los tiene, otros no tendrán bienes que hipotecar, otros no tienen garantías de ninguna entidad bancaria, otros despedirán a su personal y otros llegarán a un concurso de acreedores».
Según la presidenta del Cofcam, si durante 2010 ya se dijo que la viabilidad de muchas oficinas de farmacia estaba en entredicho, «ahora está claro que están subsistiendo gracias al patrimonio personal, gracias al patrimonio de su cónyuge o gracias a otros temas, pero no porque la farmacia esté rindiendo».

López-Torres dijo que tras diez años de recortes continuos 2010 fue «un año especialmente gravoso», de forma que el año pasado la rentabilidad bajó un 50% en algunas farmacias.

A esta situación se ha añadido el dinero que les adeuda la Administración autonómica y el hecho de que no pueden hablar con las entidades financieras «si no hay una respuesta escrita, un calendario de pagos», reiteró López-Torres.

«Hemos llegado al límite», manifestó la presidenta del Cofcam, quien lamentó que «no puede ser que los farmacéuticos tengan que hipotecar sus propios bienes para hacer frente a las facturas» por el dinero que les adeuda la Administración. Recordó que las oficinas de farmacias financian medicamentos, dispensándolos incluso 50 días antes de que la Administración le pague las facturas, a los cuales se ha sumado otro mes y medio, por lo que no saben como van a hacer frente a sus pagos y obligaciones.
Ya hay desabastecimiento.
Por otra parte, López-Torres señaló que comienza a haber desabastecimiento de algunos medicamentos, aunque no hay datos oficiales, en especial de los que tienen precios más caros.
Entre tanto, los responsables políticos siguieron entre cruces de acusaciones sobre de quién era la responsabilidad del impago de las facturas.
Así, el portavoz del Gobierno regional y consejero de Empleo, Leandro Esteban , manifestó que el Ejecutivo «está consiguiendo pagar el gasto farmacéutico « y que tiene el compromiso de presentar un calendario de pagos «para cumplir con las obligaciones».
Esteban señaló que se está intentando «que todo el mundo vea satisfecho su derecho de que la Junta le pague lo que le debe, que es uno de los principales problemas que el Gobierno de José María Barreda dejó encima de la mesa».
«Los ciudadanos deben saber que esto es una consecuencia heredada y que Castilla-La Mancha atraviesa una situación muy dura», añadió aseverando que «el Gobierno está haciendo esfuerzos para atender todos los pagos a proveedores».


«El anterior gobierno de Castilla-La Mancha no ha dejado ni las telarañas en la tesorería de la Junta y la crisis de los farmacéuticos obedece a una estrategia articulada y calculada milimétricamente para que se produjera cuando María Dolores de Cospedal accediera a la Presidencia», refrendó la diputada de PP Carmen Casero.
Pero mientras, el diputado regional del PSOE Fernando Mora aseguró que el anterior Gobierno regional presidido por José María Barreda pagó «religiosamente» la factura farmacéutica todos los meses.

Mora insistió en que los socialistas pagaron la factura farmacéutica todos los meses desde que asumieron las competencias en materia de sanidad porque consideran que las medicinas son «indispensables» para la ciudadanía.



Las farmacias pequeñas tendrán más problemas


Muchos farmacéuticos de pequeñas oficinas de farmacia, comentan: "En este establecimiento estamos muy mal, como todo. Como no podía ser de otra manera, se ha abierto la veda y a nosotros nos deben los pagos de junio y mitad de mayo. El problema es muy grave. Nosotros tenemos la obligación de seguir sirviendo a los ciudadanos y de momento lo hacemos porque no se han producido desabastecimiento."


La Junta de Castilla- La Mancha y el Colegio de Farmacéutico están trabajando conjuntamente en la línea de la colaboración; y hay voluntad por ambas partes para que esto se solucione, por lo que a priori creo que esta situación se solucionará. O se llega a acuerdos con los bancos para que adelanten el dinero, pero siempre contando con el respaldo de la Administración, o nuestros proveedores no aguantarán más de un mes o dos, como mucho.
El mayor problema lo tendrán las farmacias de las ciudades pequeñas y de los pueblos porque es ahora cuando hacen su agosto.