domingo, 3 de julio de 2011

LA FARMACIA EN EL FUTURO: reinventar la profesión del farmacéutico.





El futuro de la farmacia está en reinventar la profesión del farmacéutico y adaptarse al mercado y a las necesidades del consumidor.
Las farmacias comunitarias, como parte integrante de una sociedad en proceso de cambio, se encuentran sometidas a presiones de tipo económico, social, político y tecnológico que implican un cambio continuo, marcado por diversos factores como son las tendencias del mercado y las necesidades del consumidor.


Se debe de redefinir el papel del farmacéutico como profesional de la salud, esta profesión debe responder a las necesidades del cliente y además de adquirir los conocimientos se deben de transmitir, sin separar dispensación y asesoramiento. Si se adapta al cambio y se acepta el reto de la competitividad, el futuro es optimista. Si se siguen con criterios inmovilistas, el futuro será muy incierto.


La dietética y la nutrición es, sin lugar a dudas, el campo de mayor desarrollo que tendrá en el futuro la mejora de la salud de la sociedad actual.


Actualmente, debemos de ser conscientes de las nuevas situaciones que afectan directamente a las farmacias y reaccionar en consecuencia, éstas son algunas de las tendencias del mercado que afectan directamente a la oficina de farmacia:


1.- Un sistema sanitario que reducirá progresivamente la financiación de los medicamentos.


2.- Un envejecimiento de la población.


3.- Una creciente preocupación que no sólo consiste en curar la enfermedad sino en mantener la salud.


4.- Una mayor prevalencia de la obesidad.


5.- Un aumento muy significativo de las medicinas alternativas.


6.- Prescripción por parte de los médicos u otros profesionales de productos o complementos alimentarios que no se encuentran habitualmente en la farmacia.


7.- Un mayor conocimiento de las necesidades nutricionales.


8.- Una mejora continuada de la calidad de los suplementos y productos dietéticos.


9.- Aparición de programas informáticos para la realización de dietas.


10.- Invasión del mercado de alimentos con alegaciones de salud, más atrevidos que los medicamentos.


11.- Aumento del estado de bienestar.


12.- Mayor culto al cuerpo.


13.- Más autocuidado y más automedicación.


14.- Menor visita al médico y más consejo del farmacéutico.


15.- La población percibe que los productos naturales son beneficiosos.


16.- Aumento de la competitividad.




Por lo tanto, debemos de conocer los aspectos teóricos y básicos necesarios para el consejo en dietética y nutrición dado que tiene un tremendo auge como elemento de salud.


También debemos de conocer los aspectos comerciales básicos para el desarrollo de las secciones de fitoterapia, homeopatía, dermofarmacia, cosmética e higiene y los productos sanitarios de óptica y ortopedia.


Ampliar la gama de productos del arsenal terapéutico de la oficina de farmacia, a fin de poder responder  a la demanda actual de las denominadas terapias no agresivas o naturales.




Debemos de mostrar y que se perciba al público una mayor profesionalidad en los campos de la dietética y nutrición, fitoterapia, dermofarmacia, cosmética e higiene, frente a otros establecimientos concurrentes.


Incrementar el abanico de productos de la oficina de farmacia para poder resolver el amplio espectro de problemas de salud que actualmente se nos solicita.


Profundizar en la oferta global de productos para atender a las demandas de salud y bienestar de la sociedad actual.