sábado, 15 de enero de 2011

Las farmacias de Baleares casi han duplicado la venta de chicles de nicotina y cigarros electrónicos

Las farmacias de Baleares casi han duplicado la venta de chicles de nicotina y cigarros electrónicos tras la entrada en vigor de la Ley Antitabaco, al tiempo que han registrado un importante aumento de las consultas de información sobre este tipo de productos sustitutivos del tabaco.

Así lo ha confirmado el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Baleares, Antoni Real, quien ha señalado que, si bien es prematuro para hacer un cálculo exacto de la incidencia que tiene sobre este asunto la nueva normativa que prohíbe fumar en los espacios públicos cerrados, sí que han apreciado este aumento considerable de las ventas de chicles de nicotina y cigarros electrónicos.

Real ha explicado que los cigarros electrónicos son un dispositivo que lleva un filtro incorporado que simula al cigarrillo real y con el que los consumidores tienen la sensación de estar fumando tabaco, a pesar de que absorben vapor de agua.

También existen otro tipo de productos sustitutivos del tabaco, como los parches de nicotina, si bien estos no han tenido tanta incidencia como los otros dos.

En cualquier caso, Real ha puntualizado que la venta de este tipo de productos suele aumentar en enero, coincidiendo con los propósitos de año nuevo de muchos fumadores que se plantean abandonar este vicio. No obstante, este año el incremento ha sido "más contundente".

Real ha señalado que este tipo de productos, como los chicles de nicotina o los parches, tienen un porcentaje de éxito cercano al 50%. En caso de que no se logre abandonar el tabaco con ellos, el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos ha indicado que existen otro tipo de productos de prescripción médica, aunque ha subrayado que lo más importante siempre es "la voluntad" de la persona que quiere conseguir dejar este vicio.


Cigarillos Electrónicos

El endurecimiento de la ley del tabaco, que prohíbe desde el pasado 2 de enero la nicotina en todos los bares y restaurantes, ha hecho que muchos adopten como propósito de Año Nuevo dejar de fumar y que recurran para ello a los cigarrillos electrónicos, cuya venta en farmacias está aumentando desde el pasado mes de diciembre en más de un 200%, pese a que algunos médicos dudan de su eficacia.

Así lo ponen de manifiesto los datos facilitados por varias empresas de distribución farmacéutica, que indican que el incremento en la demanda por parte de las farmacias de estos falsos cigarros comenzó ya el pasado mes de octubre. En efecto, fuentes de la distribuidora Cecofar constatan que fue en octubre del año pasado cuando comenzó una "escalada de ventas" de cigarrillos electrónicos, que en los primeros días de este mes de enero han llegado a aumentar un 200% con respecto a las primeras semanas de diciembre de 2010.

Si se comparan las cifras de ventas a farmacias de los primeros días de 2010 y de 2011, el incremento es aún más significativo, en función de los datos del distribuidor Alliance Health Care, que habla de un aumento de más de un 560%.

La empresa de distribución Cofares, por su parte, viene también notando más demanda de cigarros electrónicos en los pedidos de farmacias desde noviembre del año pasado, cuando las farmacias multiplicaron por 10 los encargos de envases de estos dispositivos. Así, explicaron fuentes de Cofares, si en octubre de 2010 las farmacias pidieron unas 800 cajas de cigarrillos electrónicos (200 de cada una de las cuatro marcas existentes), en noviembre y diciembre del mismo año, la demanda fue de 8.000 envases.

Pese a este buen resultado, la distribuidora no cree que el incremento dure mucho tiempo, como ya ocurrió con los fármacos para dejar de fumar en 2006, cuando entró en vigor la ley del tabaco ahora modificada y las ventas volvieron pronto a estabilizarse. Sea como fuere, muchos fumadores dispuestos a abandonar el tabaco están recurriendo al cigarrillo electrónico, un dispositivo que simula el aspecto y el uso de un cigarro común, al permitir al usuario recrear sensaciones como las de sujetar el pitillo o inhalar y exhalar vapor, como si fuera humo.

A pesar de su buena acogida en España, el método no gusta a muchos profesionales como a los médicos de cabecera de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), que dudan de su eficacia e, incluso, de su composición. Su eficacia es "más que dudosa", porque, entre otros aspectos, no se conoce su composición y, por lo tanto, nada se sabe de su seguridad, declaró Francisco Camarelles, coordinador del Grupo de Abordaje al Tabaquismo de semFYC. Para este profesional, son mucho más eficaces y fiables a la hora de dejar el tabaco los fármacos como las pastillas, parches o chicles, que al igual que los cigarrillos electrónicos han experimentado también un incremento de ventas en los últimos días.

Según Aliance Healtcare, las cifras de ventas a farmacias de todos estos productos se han incrementado un 200% en los primeros nueve días de 2011, con respecto al mismo periodo del año pasado.