domingo, 7 de marzo de 2010

Reformas de farmacias económicas y de diseño.

Estas farmacias son de diseño, modernas y tienen una rentabilidad por encima de la media de un 18%. Lo más importante es el coste, una reforma integral en soluciones arquitectónicas y mobiliario realizado a través de un estudio de LA FARMACIA DEL FUTURO indica que no sobrepasa de los 40.000 € para un tipo de botica de unos 100m2.










Una reforma que tenga en cuenta las dificultades de la actual recesión económica puede rentabilizar al máximo la inversión que haga y transmitir al consumidor un mensaje de modernidad, diseño y sobre todo comunicar que se trata de un espacio de salud. Estas propuestas se centran en dos conceptos básicos: la reutilización de los materiales y la comunicación con el paciente.

REUTILIZACIÓN DE MATERIALES

Cuando se plantea la reforma de la farmacia, todos sus elementos (lineales, expositores, suelo, puntos de luz y de venta...) están pensados según los cambios que pueda sufrir en el futuro. Esto implica que se hace una inversión inicial para cambiar la imagen y al cabo del tiempo, "pueden ser meses o años, según observe el farmacéutico", puede reestructurar el espacio usando los mismos elementos.

En la reforma integral con la reutilización de materiales se ahorra hasta un 70% - 80% de la inversión inicial, esto obliga a hacer un proyecto a muy largo plazo que puede variar gracias a la estructura modular. Todos los elementos reducen sus dimensiones (módulos) ofreciendo gran variedad de posiciones. Este dinamismo favorece que la inversión inicial en el mobiliario repercuta en un ahorro para la siguiente reforma. Por poner un ejemplo, en unos 100 metros cuadrados la inversión de la primera reforma puede ser de unos 40.000 euros, pero las siguientes reformas tendrán un 70 por ciento de ahorro", ya que reutilizar los elementos permite amortizar mejor la inversión inicial.

Todos los materiales están sometidos a controles de calidad; la iluminación es de bajo consumo; la obra civil es respetuosa con el medio ambiente y la reutilización de materiales encaja con el aprovechamiento total de la superficie del local, adaptándose a nuevas zonas que queremos potenciar, como por ej. aquellas zonas frías se transformaran en zonas calientes.NO TENDREMOS UNA FARMACIA ESTÁTICA NI RÍGIDA , será una farmacia flexible, abierta a cambios y totalmente comercial.

COMUNICAR

Las nuevas propuestas priorizan la identificación de la botica con un espacio de salud.
El punto de partida es la identificación de la farmacia "con un espacio de salud integral". Por eso en los diseños deben de primar los espacios diáfanos, "sin barreras". El objetivo es favorecer que el farmacéutico se comunique en todo el momento con un paciente a quien da "confianza con sus consejos farmacéuticos". Pero sin olvidar la necesidad de intimidad, espacios "donde se pueda dar una confidencialidad si el paciente lo requiere".

La disposición de los productos está sometida a una rigurosa gestión por categorías y familias. El cliente, debe identificar claramente de forma vertical la profundidad de cada módulo, distinguir el contenido de cada uno de los estantes, y, por último, identificar claramente cada producto.

La propuesta se basa en reformar pensando en todos los cambios que en el futuro puede experimentar la botica. Así, los materiales instalados en una primera reforma se reutilizarán, pero con una nueva distribución: la organización modular que proponen deja abierta la posibilidad de cambiar los lineales y estanterías, los puntos de venta y los expositores. Esta movilidad facilita crear boxes y reforzar las zonas calientes según la respuesta que se observe en los clientes.

Las propuestas de diseño cuyo eje central sea la comunicación con el paciente; las líneas maestras se centran en favorecer espacios diáfanos, libres de barreras, para facilitar el acto de comunicación entre el farmacéutico y el usuario. Además, los lineales ganan importancia para que el producto sea accesible al cliente.