jueves, 12 de noviembre de 2009

Más de un millar de inversores buscan farmacia





Si en 2004 había más de 600 farmacéuticos interesados en comprar una botica en la provincia de Albacete, en la actualidad los demandantes superan el millar. Más del 90% de los inversores proceden de comunidades vecinas o muy próximas, como Madrid, Valencia o Murcia. Y es que la situación de la provincia, tradicional nudo de comunicaciones, da la posibilidad de trabajar en pueblos cercanos a grandes poblaciones.

Hablar de los precios a los que está este mercado, entre sanitario e inmobiliario, es prácticamente imposible, porque tanto el colegio como las consultoras abogan por la confidencialidad en este apartado. Lo que sí se puede confirmar, ya que las cifras hablan por sí solas, es que la crisis del ladrillo no ha tocado a la compra-venta de farmacias. Los propios boticarios reconocen que sólo les llegan rumores de precios astronómicos, pero hay que tener en cuenta que, además de comprar un local se está invirtiendo en un negocio muy demandado.
No hay que olvidar que en el caso de la provincia de Albacete hay 226 oficinas de farmacia y 518 profesionales colegiados, por lo que tener botica propia no debe ser tarea fácil y las plazas en Sanidad y en los hospitales no pueden dar respuesta a más de doscientas personas. En la mayoría de los casos el interés último debe ser ejercer en una farmacia propia, porque a la hora de buscar sustitutos temporales los farmacéuticos se las ven y se las desean para encontrar candidatos.

El caso es que adquirir una farmacia en la provincia de Albacete debe ser rentable, porque, según los datos facilitados por Farmaconsulting, empresa líder en España en la compra, venta y asesoramiento de oficinas de farmacia, hay 1.093 personas interesadas en comprar en Albacete. Así, esta consultora reconoce que la farmacia no es un sector que pueda verse aislado de la crisis, pero le afecta, sobre todo, en la caída del consumo, sobre todo en productos de parafarmacia, en la reducción de los márgenes y en las dificultades para obtener financiación cuando se opta por la compra. No obstante, esta empresa no duda al afirmar que el sector farmacéutico sufre la crisis en mucha menor medida que el resto, ya que sigue ofreciendo una inversión estable.

Además, quien va a comprar una farmacia ya sabe de antemano si ésta es rentable y en qué medida, ya que el vendedor tiene que mostrar las cifras de facturación. Sabiendo cuánto y qué vende la oficina, comprobando si hay un centro de salud cerca y la densidad de población, se puede prever el éxito de la inversión. De hecho, según los estudios de Farmaconsulting, empresa con 18 años de experiencia, las boticas más demandadas en la provincia son aquellas cuya facturación oscila entre los 150.000 y los 500.000 euros anuales. Asimismo, la mayoría de los demandantes son menores de 40 años y más del 50% son hombres.

Nadie quiere hablar de precios, por «exquisita» discreción en el caso de Farmaconsulting y porque es un tema ajeno a sus competencias en el caso de la Asociación Provincial de Farmacéuticos y del Colegio Oficial. Eso sí, ni uno solo duda de que el precio dependerá del nivel de demanda y de la concentración de población. No puede valer lo mismo una farmacia en el centro de Albacete que una oficina en la sierra.

La Ley establece que en la provincia tiene que haber una farmacia por cada 1.750 habitantes, pero el secretario del Colegio, José María Lara, advirtió de que esta cifra tiene en cuenta el cómputo global de habitantes y no su distribución, por lo que hay oficinas que no tocan ni a cuatrocientos.

El presidente de la Asociación Provincial de Oficinas de Farmacia, Luis García, explicó que la compra de una farmacia da poco margen para el engaño porque en una oficina se declara todo, hasta el punto que «cuanto más vendes, más pagas». De hecho, explicó que las farmacias con una facturación media son las que tienen más éxito.
Yeste
En su caso, cuando decidió irse a Munera no necesitó intermediarios. Un amigo le informó de que la oficina estaba en venta y después de analizar la situación optó por dejar Madrid para quedarse en la provincia de Albacete. Miró, como hace todo el mundo, la zona, la facturación, la gestión, la situación del local y los horarios. Así, los boticarios prefieren una ciudad como Albacete, donde se hacen pocas guardias, a un pueblo donde no hay manera de turnarse, como ocurre en Yeste, donde el farmacéutico tiene que estar al pie del cañón los 365 días del año.
Por tanto, se busca rentabilidad y calidad de vida, aunque para el presidente de la asociación la clave está en la vocación. En su opinión, tener una oficina no es tan chollo como se piensa, pero sí gratificante.
Los estudios consultados por Luis García indican que la farmacia tipo, la que factura unos 400.000 euros al año, no ha parado de recortar beneficios desde el año 1998. Hay farmacéuticos que piensan que ahora se están pagando los excesos de antes. Lo que está claro es que se trata de un negocio, pero también de un servicio público. Por norma, se trabaja de lunes a sábado, y la mayoría de los farmacéuticos tienen que renunciar a los puentes y a días tan señalados como la Nochebuena o la Navidad.